Spanish English
Menú

Continuando con las políticas internas que apuntan a contribuir al cuidado del medio ambiente y aprovechar la energía solar para generar energía eléctrica, la I.U. Pascual Bravo instaló hace ocho meses “páneles solares o planta solar fotovoltaica” en los techos de sus Bloques 8 y 9, en el Campus Robledo, con el propósito de autoabastecerse de manera parcial y de esta forma, alimentar las instalaciones eléctricas internas de la Institución.

Son 88 páneles que proporcionan 22 kilovatios trifásicos, en un área aproximada de 189 m2, así lo indicó William Alzate Segura, Director Operativo de Investigación de la I.U. Pascual Bravo, quien explicó que, con esta instalación, “nos estamos ahorrando un millón 200 mil pesos mensualmente por concepto de energía”.

Estos equipos proporcionan información permanente de la producción de energía en kilovatios por hora en una pantalla digital. Desde julio de 2015 hasta la fecha se ha producido 22.320 kwh, que si establecemos el costo de $400 por kwh, podemos decir que en los últimos ocho meses la Institución se ha ahorrado más de nueve millones de pesos.

Adicional a esta ahorro y como evidencia de que trabajamos para proteger el medio ambiente, gracias a esta planta solar fotovoltaica la Institución ha dejado de emitir 7.96 toneladas de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera lo que equivale a sembrar 204 árboles en la ciudad o que un vehículo haya dejado de circular por las calles una distancia de 53.080 km produciendo gases.

Analizando las cuentas de servicios de la Institución se puede decir que en marzo de 2015, en uno de los puntos más altos, registramos un consumo de 85.140 kwh, cifra que se ha reducido significativamente gracias a la instalación de los páneles solares. 

En la siguiente tabla se evidencia el punto más alto y más bajo desde que se utiliza la energía solar.

Mes Año kwhConsumo
Noviembre 2015 83.160 kwh Alto
Enero 2016 67.232 kwh Bajo

Recordemos que como complemento a los páneles solares y el compromiso con el medio ambiente, hace un año desarrollamos también un árbol, un semáforo y tres mesas solares, los cuales están ubicados en los Campus  Robledo y Belén. Una mesa también se instaló en la vereda Mazo de Santa Elena.

El árbol solar y las mesas solares también captan la radiación solar para cargar baterías las cuales, a su vez, mediante un dispositivo suministran energía para que las personas tengan la posibilidad de cargar sus celulares o equipos portátiles.

El Semáforo Solar se instaló en el acceso al parqueadero del bloque 4 de la Institución, que funciona las 24 horas los siete días a la semana. El sistema tiene un panel solar que convierte la radiación solar en energía eléctrica la cual pasa por el regulador de carga que mantiene 12 voltios en el equipo.

Por aprovechar la energía solar para generar energía eléctrica y por ser un ejemplo de sostenibilidad, la Institución Universitaria Pascual Bravo ganó el año pasado el Premio Pura Vida otorgado por el Área Metropolitana a las empresas amigables con el medio ambiente.

 
Volver