EnglishEspañol

El Pascual Bravo capacita a comunidades afrodescendientes del Municipio de Quibdó, como una forma de inclusión social

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Por estos días el campus universitario de Robledo además de contar con la presencia habitual de sus estudiantes, docentes y empleados, es visitado por un grupo muy especial de 20 personas, todos ellos hombres, provenientes del municipio de Quibdó, quienes se están capacitando en temas de soldadura e instalaciones eléctricas.

Este proceso de capacitación responde a un llamado realizado a la Institución, a través de la Facultad de Ingeniería y la Dirección Operativa de Extensión, por la Red de Comunicadores, Comunitarios, Culturales y Ambientales de Occidente – RECAO, una organización que impulsa proyectos comunitarios y con el que la I.U. Pascual Bravo ha establecido un convenio de cooperación.

La RECAO se encuentra ejecutando el proyecto Formación y Empleo a la Medida, el cual busca la capacitación de 300 afrodescendientes e indígenas para lograr su vinculación laboral en diferentes sectores económicos en la ciudad de Quibdó. Esta capacitación se lleva a cabo en el marco del programa para Afrodescendientes e Indígenas de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional – USAID, operado por ACDI/VOCA.

Este proyecto pretende generar oportunidades de inclusión social, económica y política para comunidades afrocolombianas e indígenas. Desde esta perspectiva el proceso de aprendizaje es un elemento clave y el Pascual Bravo, cuenta con el respaldo de una tradición académica de 76 años, que le brinda las competencias suficientes para apoyar y contribuir al cumplimiento del objetivo que persigue esta iniciativa.

Se espera que este ciclo de formación, liderado por la Facultad de Ingeniería y la Dirección Operativa de Extensión, sea la antesala para que nuevos grupos lleguen a la Institución y acompañar a feliz término este proyecto, con la capacitación de los 300 integrantes de estas comunidades.

Tanto el Diplomado en Soldadura y el de Instalaciones Eléctricas, tiene una intensidad de 120 horas, de las cuales 60 se desarrollan en común con asignaturas como Emprendimiento, Desarrollo Humano, Metrología y Lectura de Planos, de lunes a sábado de 7:00 a.m. a 6:00 p.m. hasta el próximo 16 de agosto, fecha en la que finaliza esta jornada de capacitación.

Hablamos con John Harol Ríos Ruiz, integrante de este grupo, quién nos contó cómo se ha sentido durante este proceso: