Relaciones interpersonales

¿Cómo construir relaciones interpersonales sanas?​

Somos seres sociales, esto quiere decir que siempre estaremos en función de tener contacto con el otro. Creamos relaciones que nos permiten forjar una familia, construir un grupo amigos y tener una pareja. Esos vínculos en muchas ocasiones nos generan felicidad, apoyo y bienestar. Sin embargo, hay relaciones que, por el contrario, nos siembran miedo, ansiedad y malestar, si estás viviendo una situación similar a la que te estamos describiendo, te invitamos a leer y tomar en cuenta las siguientes herramientas de cuidado en las relaciones interpersonales.

Entonces... ¿Cómo decir “no” ?

  1. Analiza los pensamientos y las emociones que hacen que digas sí cuando quieres decir no ¿Qué pensamientos a tu mente en esos momentos? ¿Cómo te sientes? Debes identificar el grado de veracidad de estos pensamientos, darte cuenta si son racionales o si por el contrario son subjetivos y no corresponden con la realidad, haciendo que forzadamente tengas que decir que sí.
  2. Analiza la intencionalidad del otro, sus expectativas y el concepto que el otro tiene de ti. ¿Realmente porque digas que no perderás un amigo? ¿La relación es tan débil que siempre debes aceptar todo? ¿Qué ganas aceptando y diciendo que sí?

Apoyar y estar disponible para el otro sin duda es importante en una relación, sin embargo, no es sano permitir que esta ayuda pase por encima de ti y tus capacidades personales, financieras, laborales y sociales.

Aprende a decir ¡NO!

¿Te ha pasado que priorizas las necesidades de los demás sobre las tuyas? ¿Te has llegado a sentir culpable cuando dices “No” ante una petición de otra persona? A veces llegamos a sacrificarnos más de lo necesario o hacernos responsables de todo, desconociendo nuestros propios límites y capacidades, aparecen sentimientos de culpa y éstos nos traen pensamientos del tipo: “si no lo hago soy un mal amigo”, “soy un egoísta o una mala persona si no le ayudo”, etc. Estos pensamientos suelen ser exagerados, no se corresponden con la realidad y te presionan para que accedas a hacer cosas que en el fondo no deseas.

¿Cómo mejorar las relaciones personales?

  1. Comprende y escucha al otro.
  2. Comunícate de manera clara y amable.
  3. Presta la atención a las pequeñas cosas.
  4. Mantén y cumple tus compromisos.
  5. Aclara las expectativas tuyas y las de los demás.
  6. Reconoce tus errores y discúlpate si es necesario.
  7. Acepta las disculpas de los demás.
  8. Sé abierto, explora nuevas relaciones, ten contacto con otros.

No es nada fácil, pero con mucha práctica y fuerza de voluntad, lo transformas en algo natural.

¿Cómo construir relaciones interpersonales sanas?

Somos seres sociales, esto quiere decir que siempre estaremos en función de tener contacto con el otro. Creamos relaciones que nos permiten forjar una familia, construir un grupo amigos y tener una pareja. Esos vínculos en muchas ocasiones nos generan felicidad, apoyo y bienestar. Sin embargo, hay relaciones que, por el contrario, nos siembran miedo, ansiedad y malestar, si estás viviendo una situación similar a la que te estamos describiendo, te invitamos a leer y tomar en cuenta las siguientes herramientas de cuidado en las relaciones interpersonales.

Aprende a decir que ¡NO!

¿Te ha pasado que priorizas las necesidades de los demás sobre las tuyas? ¿Te has llegado a sentir culpable cuando dices “No” ante una petición de otra persona? A veces llegamos a sacrificarnos más de lo necesario o hacernos responsables de todo, desconociendo nuestros propios límites y capacidades, aparecen sentimientos de culpa y éstos nos traen pensamientos del tipo: “si no lo hago soy un mal amigo”, “soy un egoísta o una mala persona si no le ayudo”, etc. Estos pensamientos suelen ser exagerados, no se corresponden con la realidad y te presionan para que accedas a hacer cosas que en el fondo no deseas.

¿Cómo mejorar las relaciones personales?

No es nada fácil, pero con mucha práctica y fuerza de voluntad, lo transformas en algo natural.

Entonces... ¿Cómo decir “no” ?:

Apoyar y estar disponible para el otro sin duda es importante en una relación, sin embargo, no es sano permitir que esta ayuda pase por encima de ti y tus capacidades personales, financieras, laborales y sociales.

Contacto