Prevención del suicidio

Hablar del suicidio es darle mucha importancia y promover que alguien lo haga.

¿Alguna vez has escuchado algo así? No te vemos, pero seguro asentiste con la cabeza.

“Hablar del suicidio es darle mucha importancia y promover que alguien lo haga”

¿Alguna vez has escuchado algo así? No te vemos, pero seguro asentiste con la cabeza.

¡Hablemos!

Hay factores de riesgo que influyen en la manera en cómo alguien piensa y actúa, por ejemplo, si conoces a alguien que esté atravesando un duelo por muerte o una tusa y siente desesperanza, cansancio, se siente atrapado y/o con deseos de morir; ahí es cuando debes sacar tus superpoderes: la empatía y la escucha. ¡Ah! Pero si eres tú el que siente todas esas emociones y sentimientos, busca a una persona de confianza, escucha aquella canción que te gusta, come el dulce que te encanta y de nuevo busca a una persona de confianza para hablar.

A veces escuchamos frases como la que está al inicio y otras como “las personas que se hacen daño no dicen nada, nadie se da cuenta de que estaban tristes”, “solo las personas con problemas muy graves hacen eso”, “si lo intentó es porque va a seguir hasta que lo logre” entre otras. ¡Pilas! Estos son solo mitos, hay señales que podemos percibir que nos permitirán ayudar a las personas que se encuentran un momento difícil. Si alguien manifiesta que desea morir o hacerse daño, si dice que ha perdido el sentido de su vida, si quizás abusa de sustancias psicoactivas y/o se siente culpable y profundamente triste… ¡ALERTA! Esas pueden ser señales… ¡Es hora de activar tus superpoderes! Recuerda: no temas preguntarle directamente si ha pensado en hacerse daño o atentar contra su vida. Escúchalo, busca ayuda profesional.

Contrario a lo que muchos piensan, hablar de las emociones y sentimientos es importante, hablar sobre el suicidio no lo promueve, lo que sí fortalece es la confianza, la apertura y la libertad de expresar lo que se siente con autenticidad ¡a ver, en pleno siglo XXI ya es hora de ser nosotros mismos y acompañarnos entre todos! Seguramente, después de todo lo que hemos hablado te gustaría conocer algunas herramientas que te ayudarán o que le puedes regalar a otra persona que tenga los síntomas:

La próxima vez que escuches las señales que te hemos enseñado, sabrás que es la alerta que necesitas para decir

¡Aquí estoy, hablemos!

Contacto

Si conoces alguna persona que esté sintiendo todo lo que hemos mencionado, no la dejes sola, escúchala y, por favor, recuerda tus superpoderes.

Otros profesionales a los que se puede acudir y recibir atención, los encuentras en las siguientes líneas: